martes, 13 de mayo de 2008

Hijos de Puta

No puedo definirlos de otra manera. El domingo por la tarde circulando por la M30 en Madrid dirección norte, a la altura de la salida de Arturo Soria, una orda de vándalos me tiraron una piedra que reventó la luna de mi coche.

Gracias a Dios la cosa no fue a mayores, un impacto en la luna del tamaño de una sandía provocado por un adoquín. Acto seguido llame al 112 para que intentaran hacer algo y ahí se quedó la cosa.

Denuncié el hecho en comisaria y se acabó. Así de fácil y de impune resulta jugar con la vida de la gente. Me dais asco!!!

Cuidado si circuláis por la M30 no lo hagáis por el carril de la derecha.

2 comentarios:

Esther dijo...

Pues hola de nuevo, yo estaba a punto de sacarte de mis enlaces asi que te has salvado por la campana !

briatorewannabe dijo...

Espero que estes bien y que todo haya quedado en un susto.

A mi me pasó una vez, una lluvia de pedradas a la salida de Huelva en una de las rotondas. Una de ellas del tamaño de una patata (nueva) de las grandes pero no impacto directamente en nadie.

Es algo inexplicable.